jueves, 8 de julio de 2010

Acerca del silencio....

Desde hace un tiempo ya que me pregunto para qué abrir la boca, para qué decir algo, quién escucha, a alguien le importa lo que el otro dice o solamente espera el momento de hablar, como una enfermedad que no entiendo, la de contar las cosas...
Desde hace un tiempo ya que he disminuído mis charlas al mínimo pensando que en silencio estaría mejor, pero no ha podido ser, algo está fallando en mi plan. Qué es lo que cansa? Lo cotidiano? Tal vez no quiero hablar de lo que pasa cada día, porque tal vez los días no presentan grandes cambios, quiero saber lo que hay en la mente, lo que se pensó, lo que se aprendió, eso me importa mucho más que lo cotidiano... pero, claro, para esos temas parece más adecuado el lenguaje escrito, en libros leo lo que la gente piensa, en poemas lo que la gente siente (de manera poética), en el cine, en medio de las escenas me entero de lo que piensa el autor, por medio del arte accedo a las otras palabras, a las que importan, también por medio de la filosofía... y las personas?
En serio digo, hablemos de algo que importe un poco más porque tengo la boca seca de tanto no emitir palabras, de tanto no encontrar las palabras que me importan.
"La palabra es fuente de malentendidos" dice Saint Exupery en El Principito, y yo, que soy una mala fanática, más papista que el papa me quedé callada quien sabe hasta cuando...

4 comentarios:

  1. También dicen que " uno es esclavo de sus palabras y dueño de su silencio".
    Yo creo que todo en su justa medida.La comunicación es necesaria y el silencio, a veces, duele más.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que duele, pero es un camino a tomar ante la estupidez de los que hablan por hablar. Algunas veces me sumo a las hordas de conversadores, es difícil elegir y no estamos obligados a hacerlo (por suerte)

    ResponderEliminar
  3. Pienso que cuando tenés ganas de decir, debés hacerlo, y cuando no, callar. "En el silencio maduran las grandes cosas". Hay veces que es preferible callar, no se puede opinar de todo y ante todos. Es bueno también encontrar en espacios como estos un lugar donde decir y que del otro lado, aunque nunca sepas quién es, alguien opine, alguien te conteste... Suerte

    ResponderEliminar
  4. SILENCIO

    El silencio tiene múltiples formas,
    suele ser necesario al final de una jornada ruidos,
    amigable, imparcial.
    En momentos inesperados te deja en el aire,
    esperabas un sonido que no llegó,
    fue postergado indefinidamente.

    El silencio total no existe.
    Los recuerdos nunca se callan,
    hay voces que ni el tiempo ni la distancia
    logran difuminar.
    El rumor de adentro pocas veces da tregua.
    Todo en el universo siempre está diciendo algo,
    aunque resulte inasible en muchas ocasiones.

    El amor siempre nos habla
    a pesar de nuestra sordera.

    En cada tonada,
    el silencio es el anuncio
    de una melodía que palpita acompasada y armónica,
    y siempre triunfa.



    anuar bolaños

    ResponderEliminar